Clasificación de los Costos y los Gastos

Los costos y los gastos se pueden clasificar entre otros de acuerdo con los siguientes criterios:




• Su función.
• Su identificación con el objeto de costos.
• El momento del tiempo al cual hacen referencia.
• El grado de control que tenga quien los gestiona.
• El comportamiento según el volumen de actividad.
• Su importancia en la toma de decisiones gerenciales.
• Su capacidad de generar o no un movimiento de efectivo.
• Su capacidad de desaparecer o no al ingresar o retirar un producto o un servicio del mercado.
• Su necesidad para la operación básica de la empresa.
• La calidad de los productos o servicios.
• Su asociación con el valor del inventario.
• Su relación con el medio ambiente.

A continuación se explicará cada uno de dichos criterios, teniendo en cuenta la importancia de las diversas clasificaciones en la toma de decisiones no solamente en empresas, sino también en la preparación, evaluación y gestión de proyectos.

1.De acuerdo con su función

Esta clasificación hace referencia a las funciones desarrolladas dentro del proyecto u organización, es decir, a los costos o gastos de producción o prestación del servicio; de distribución y ventas; de administración y de financiación.

1.1 Costos de producción

Son todos los rubros en los que se incurre para hacer la transformación de las materias primas con la participación de los recursos humanos y técnicos, e insumos necesarios para obtener los productos requeridos. Estos costos se pueden clasificar a su vez en:

• Costos materiales: En este rubro se encuentran todas las materias primas e insumos necesarios para la transformación de productos. Dentro de las materias primas se encuentran los recursos extraídos de la naturaleza que nos sirven para construir los bienes de consumo, los cuales sufren la transformación y dan lugar a los productos terminados. Pueden ser de origen vegetal, animal y mineral. Los insumos son bienes empleados en la producción de otros bienes, pueden estar ya terminados y no sufren una transformación durante su elaboración.

• Costos de mano de obra: En este ítem se encuentran todas las erogaciones que hacen referencia al salario, la seguridad social, los parafiscales, las prestaciones sociales y los extralegales del personal involucrado en la elaboración de los productos, de acuerdo con la normatividad del país en el que se llevan a cabo las operaciones. esta normatividad se explica en el capítulo 4, para algunos países de sudamérica.

• Costos indirectos de fabricación: Son todos aquellos rubros que son necesarios para la elaboración de los productos, que no fueron clasificados ni como costo de mano de obra directa, ni como material directo (Gómez, 2005). en este ítem se encuentran conceptos como materiales indirectos, mano de obra indirecta, depreciación de equipos involucrados en la transformación y sus respectivos mantenimientos preventivos, predictivos y correctivos, en general todo lo que esté involucrado en la fabricación, pero que no es de fácil asociación con el objeto de costos motivo de análisis.

De acuerdo con Giner y Ripoll (2009), el coste de producción se determinará añadiendo al precio de adquisición de las materias primas y otras materias consumibles, los costes directamente imputables al producto. También deberá añadirse la parte que razonable- mente corresponda de los costes indirectamente imputables a los productos de que se trate, en la medida en que tales costes correspondan al periodo de fabricación, elaboración o construcción, en los que se haya incurrido al ubicarlos para su venta y se basen en el nivel de utilización de la capacidad normal de trabajo de los medios de producción

Los costos de producción pueden ser clasificados a su vez como costos primos y costos de conversión. Dentro de los costos primos se encuentran los materiales directos y la mano de obra directa, es decir, todos aquellos rubros que intervienen de manera directa con la fabricación del producto. Esta clasificación es importante en el momento de analizar si un porcentaje alto de los costos de producción son de fácil asignación al objeto de costos en mención.
Asimismo, durante el proceso de transformación se incurre tan¬to en una mano de obra directa como en unos costos indirectos de fabricación indispensables para lograr la conversión de las materias primas. A estos costos se les denomina costos de conversión. La relevancia de esta clasificación está dada para aquellos momentos en los cuales se requiere analizar diversas alternativas de decisión para los proyectos o para las empresas, como por ejemplo determinar si se provee la materia prima y se transforma, o si se subcontrata la fabricación de sus productos.

1.2 Gastos de distribución y ventas

Son todos los rubros en que se incurre para almacenar y llevar los productos terminados a los diversos consumidores, utilizando los diversos canales de distribución existentes (Mauleón, 2006). En esta categoría se encuentran el transporte, los seguros de la mercancía, las comisiones y los salarios del personal de ventas, y los gastos de publicidad y propaganda, entre otros.

1.3 Gastos de administración

Son todos los rubros en que se incurre en las funciones de administración de la compañía. En ella se encuentran erogaciones tales como los costos de la gerencia general y la depreciación de los activos fijos requeridos en dichas funciones.

1.4 Gastos financieros

De acuerdo con Ramírez (2008), “en esta categoría se originan cifras por el uso de recursos ajenos, que permiten financiar el crecimiento y desarrollo de la empresa o del proyecto”.

2. De acuerdo con su identificación con el objeto de costos

Esta clasificación se divide en dos categorías: costos y gastos directos, y costos y gastos indirectos.

Los aspectos que se deben tener en cuenta para clasificarlos como directos o indirectos consisten en definir si existe una asociación entre el recurso y el objeto de costos que se está analizando y determinar si es fácil y económicamente posible saber qué proporción del recurso es consumido por el objeto de costos. En caso de que la respuesta sea positiva tanto para la asociación como para la determinación, el costo o gasto se clasifica como directo; en caso contrario se considera dentro de la categoría de indirectos. El lector puede analizar cómo un recurso puede ser directo a un objeto de costos e indirecto a otro objeto de costos; por tanto, es fundamental identificar con precisión los objetos de costos motivo de estudio. El grado de subjetividad cuando se costean productos, servicios o proyectos, depende no sólo de la identificación de los objetos de costos motivo de estudio, sino también de la separación de los costos y gastos en cifras directas e indirectas, con el fin de seleccionar solamente aquellos inductores de costos (bases de asignación), que sean necesarios para establecer la relación causa-efecto entre el consumo del recurso por parte del objeto de costos.

3. De acuerdo con el momento del tiempo al cual hacen referencia

Dentro de esta categoría se encuentran tanto los costos y gastos reales (o históricos), como los predeterminados y presupuestados, los cuales se presentan a continuación.

3.1 Costos y gastos reales

Hacen referencia a hechos económicos que ocurrieron en el pasado, son inmodificables, no se pueden cambiar y por tanto se convierten en hechos históricos para la compañía o para el proyecto.

Estas cifras reales e históricas en las que ya se ha incurrido independientemente de los diversos cursos de acción que se puedan tomar posteriormente, se convierten en costos o gastos “hundidos”, también denominados “sumergidos” por algunos autores como Garrison, Noreen y Brewwer (2007). Algunos autores como Hansen y Mowen (2009) definen los costos hundidos como “costos pasados, siempre son los mismos a través de varias alternativas y por tanto son cifras irrelevantes. Son valores que no se pueden cambiar”. Otros autores como Horngren, Datar y Foster (2006) los definen como “costos pasados que son inevitables porque no se pueden cambiar sin importar la acción que se lleve a cabo”. Barfield, Rayborn y Kinney (2005) mencionan que son “costos incurridos en el pasado para la adquisición de un activo o de un recurso, no se pueden cambiar, sin importar qué curso futuro de acción se tome”.

En relación con lo anterior, durante los procesos de preparación, evaluación y gestión de los proyectos, aparecen por ejemplo cifras que una vez incurridas en ellas como todos los estudios preliminares con-tratados con terceros- se convierten en costos o gastos hundidos con relación al proyecto, porque independientemente de los diversos cursos de acción que puedan ocurrir de allí en adelante, ya pasaron, son inmodificables, lo que llevaría a pensar que se convierten en costos o gastos irrelevantes para el análisis de alternativas. Sin embargo, la posición del autor, a diferencia de lo que plantean varios expertos en proyectos consultados, es que estas cifras si deben ser tenidas en cuenta para todo el proceso de preparación, evaluación y gestión de los proyectos, pues permiten mostrar su realidad económica de una manera mejor.

3.2 Costos y gastos predeterminados

Hacen referencia a hechos económicos que no han ocurrido, son el “deber ser” dentro del proyecto u organización. Se dividen en costos o gastos estimados y en costos o gastos estándar. Los estimados son cifras determinadas a partir del conocimiento adquirido por los expertos, pero no están soportados en estudios técnicos ni científicos (Mesías, 2008).
“Un estándar es un punto de referencia o norma para medir el desempeño”. Cómo se logra, entonces, que una empresa o proyecto controle su desempeño si no tiene puntos de referencia? Por eso los costos o gastos estándar son aquellas cifras en las que “se debe” incurrir dadas unas condiciones normales de eficiencia de los procesos. son fijados con rigurosidad técnica o científica y pueden ser clasificados como estándares ideales, fijos, alcanzables y Kaizen.

De acuerdo con lo anterior, los costos y gastos predeterminados fijan los puntos o patrones de referencia con los que se evaluarán las cifras reales incurridas durante el desarrollo de las operaciones y su “deber ser”. De la diferencia entre los costos reales y los costos predeterminados se derivan las variaciones que deben ser explicadas por los responsables de los procesos. Esto lleva a la administración a efectuar lo que Garrison, Noreen y Brewwer (2007) denominan como el ciclo de análisis de variación, el cual está compuesto por los procesos de identificar preguntas, recibir explicaciones, tomar medidas correctivas, llevar a cabo las operaciones del periodo, elaborar el informe de desempeño del costo predeterminado y analizar sus variaciones.
Por otra parte, los costos y gastos presupuestados son construidos a partir de los costos y gastos predeterminados, es decir, las cifras estimadas y estándar son aplicadas a unos volúmenes de actividad presupuestados permitiendo obtener los valores presupuestados, indicando de qué cuantía deben ser los costos y gastos de la empresa o el proyecto, para los volúmenes de actividad presupuestados en un horizonte de tiempo estimado.

Vale la pena resaltar que durante la preparación, evaluación y gestión de los proyectos es fundamental identificar los costos y gastos predeterminados, a partir de los cuales se construyen los costos y gas¬tos presupuestados y, posteriormente, una vez ocurridos los hechos económicos, comparar ambos con las cifras reales obtenidas. De igual manera es posible elaborar los estados de pérdidas y ganancias, tanto a valores predeterminados como a valores presupuestados y reales.
Los costos o gastos-meta forman parte del costeo objetivo, en el cual lo que se busca es encontrar los costos y gastos en los que se debe incurrir para lograr una utilidad meta. Particularmente en Colombia, en la economía cerrada de antes de los anos noventa, los precios se fijaban a partir de los costos y gastos, más una utilidad deseada. Posteriormente, en la economía abierta de inicio de los anos noventa, los precios se fijan por el mercado, con lo cual se invalida el modelo anterior. Por tal razón, los costos y gastos meta forman parte del costeo denominado objetivo, en el cual la cifra a encontrar es en qué costos y gastos debe incurrir la empresa o el proyecto para obtener una utilidad deseada. Se puede observar que las cifras-meta se convierten en cifras estándares a alcanzar por medio de técnicas de mejoramiento continuo (Kaizen).

De lo anterior se puede observar cómo un adecuado sistema de costos suministra información de hechos económicos ocurridos en el pasado (costos reales), del presente (costos normales, lo que debe estar sucediendo, calculados a partir de los costos predeterminados aplicados a unos volúmenes de actividad reales) y del futuro (costos presupuestados). Así, cuando se analiza la estructura de costos de una empresa o durante la preparación, evaluación y gestión de los proyectos, es indispensable identificar claramente a qué momento del tiempo hace referencia la información de costos y gastos utilizados para el análisis. Por tanto, se puede apreciar que toda empresa o proyecto debe tener idealmente los costos predeterminados, a partir de los cuales se construyen los presupuestados, para luego compararlos con las cifras reales y así realizar un análisis de variaciones posterior, que permita identificar en dónde debe concentrar los esfuerzos la administración para corregir problemas e ineficiencias de sus procesos.

4. De acuerdo con el grado de control que tenga quien los gestiona

Esta clasificación es muy importante porque sirve para medir parcialmente el nivel de riesgo de una empresa o proyecto. Se compone de costos y gastos controlables, y costos y gastos no controlables.

Los controlables se presentan cuando una persona de determinado nivel dentro de la empresa o proyecto tiene un grado de control sobre la magnitud del rubro por un periodo determinado, mientras que los no controlables dependen de variables que están fuera del alcance y, por tanto, no existe margen de maniobra. Dentro de esta clasificación el autor sugiere hacer varias categorías en las cuales se puedan evaluar diversos niveles de control. Se pueden subdividir en altamente controlables, medianamente controlables y no controlables.

• Altamente controlables: el sujeto o quien toma las decisiones influye 100% sobre la magnitud del costo en el corto, mediano y largo plazo.

• Medianamente controlables: el sujeto influye 100% sobre la magnitud del costo en el corto y mediano plazo, pero en el largo plazo otras variables cambian la magnitud.

• No controlables: el 100% de la magnitud del costo depende de variables no controlables por quien administra los costos y gastos.

Lo anterior indica que en la medida en que una compañía o proyecto tiene un porcentaje muy elevado de cifras no controlables, tiene un alto nivel de riesgo desde el punto de vista de su estructura de costos y gastos. Se debe tener presente esta clasificación especialmente cuando se va a comenzar un proyecto o cuando se tiene una idea nueva de negocio o empresa.

5. De acuerdo con el comportamiento según el volumen de actividad

Esta clasificación es indispensable cuando es necesario construir los estados de pérdidas y ganancias (que se explicarán más adelante con suficiente precisión). Una mala clasificación de las cifras conduce no solamente a errores en construcción de los estados de resultado, sino también en los análisis que de allí se desprendan. En esta categoría se encuentran tanto los costos y gastos fijos, como los variables y los mixtos o semivariables.

5.1 Costos y gastos fijos

Hacen referencia a los rubros en los que se incurre, cuya magnitud permanece constante, independientemente del volumen de actividad dentro de un rango relevante. El volumen de actividad hace referencia al número de unidades producidas, al número de servicios prestados, al número de proyectos atendidos, a la cantidad de productos transportados, entre otros. El rango relevante hace referencia a la banda de actividad o al intervalo de volumen de actividad en el cual los fijos realmente no cambian de magnitud. El rango relevante está entonces determinado por la capacidad de la empresa o el proyecto.

De ahí que sea importante definir los diversos conceptos de capacidad: teórica, práctica o alcanzable, normal, estimada o esperada, en exceso, y ociosa.

• Capacidad teórica: es una capacidad ideal, la cual se alcanza dadas unas condiciones utópicas de eficiencia en el sistema. Es una capacidad inalcanzable en la realidad. No tiene en cuenta las pérdidas normales de eficiencia en el sistema ocasionadas por mantenimientos preventivos e interrupciones normales (inevitables) del proceso.

• Capacidad práctica o alcanzable: Para su cálculo se parte de la capacidad teórica, y se le restan todas las pérdidas normales de eficiencia en el sistema, es decir, mantenimientos preventivos e interrupciones de operación inevitables (Horngren, 2008). Esta capacidad supone que la demanda es infinita, lo cual quiere decir que existe demanda para todo lo que se está en capacidad de generar.

• Capacidad normal: es calculada a partir de la capacidad práctica. Consiste en ajustar la capacidad alcanzable a una demanda promedio en un horizonte de tiempo de mediano y largo plazo, es decir, aquella capacidad que se requiere para poder abastecer la demanda del mercado. Esta capacidad es la que se utiliza para definir el tramo relevante en el cual los costos y gastos realmente tienen un comportamiento fijo (Polimeni, 2001).

• Capacidad estimada o esperada: también es calculada a partir de la capacidad práctica. Consiste en ajustar la capacidad alcanzable a una demanda en un horizonte de tiempo de corto plazo, es decir, un periodo en particular. La diferencia con la normal está dada en el horizonte de tiempo.

• Capacidad en exceso: se refiere a la capacidad que simplemente no es necesaria en un horizonte de tiempo de mediano y largo plazo. Surge de la diferencia entre la capacidad práctica o alcanzable y la capacidad normal.

• Capacidad ociosa: “es la falta temporal de uso de las instalaciones que resulta de una disminución de la demanda por los productos o servicios de la empresa o del proyecto” (Rayburn, 2000). Lo anterior indica que la capacidad ociosa es la diferencia entre la capacidad normal y la capacidad estimada o esperada.

Una vez analizados los diversos tipos de capacidad, vale la pena retomar la definición de costos y gastos fijos: “los costos y gastos fijos hacen referencia a los rubros en los que se incurre, pero cuya magnitud permanece constante independientemente del volumen de actividad dentro de un rango relevante”. Esto significa que los costos y gastos fijos son todas aquellas erogaciones en las que incurre un proyecto o una empresa, pero cuya magnitud no cambia ante un aumento o disminución de los volúmenes de ventas, o volúmenes de producción, en el intervalo comprendido entre cero y su capacidad normal.

En un intervalo de capacidad infinita se puede afirmar que los costos y gastos fijos tienen un comportamiento escalonado, es decir, son fijos por intervalos de capacidad perfectamente definidos.

En las economías de escala a mayores volúmenes de actividad menores costos unitarios (Chopra, 2008)- obtenidas a partir de los costos y gastos fijos, los ahorros en costos se dan como consecuencia de una disminución de la capacidad en exceso y de la capacidad ociosa. En la medida en que se utiliza mejor la capacidad práctica o alcanzable, disminuye el costo por unidad. Generalmente en las organizaciones y en los proyectos en los cuales el tamaño también puede generar economías de alcance, se obtienen ahorros o sobrecostos significativos en la medida en que sus instalaciones son mejor aprovechadas.

5.2 Costos y gastos variables

Corresponden a aquellas cifras que sí cambian ante una modificación en el volumen de actividad (Bowersox, 2007), como por ejemplo los costos de las materias primas y las comisiones pagadas al personal de ventas.

Las economías de escala a partir de los costos y gastos variables se pueden obtener cuando los proveedores de materias primas ofrecen descuentos por cantidad. Cuando se aprovechan estos descuentos se compran a un menor valor de adquisición, lo cual puede verse refleja- do como un menor valor del costo del producto o de la prestación del servicio. De igual modo sucede cuando se obtienen descuentos por volumen en el transporte de la mercancía. En el Capítulo 3 se plantean problemas con el ánimo de analizar la pertinencia de utilizar estos des-cuentos por volumen.

Es importante precisar que estos descuentos por volumen se pueden presentar tanto para todas las unidades compradas, como para un número de unidades a partir del cual se ofrece el descuento. Son dos condiciones diferentes y de esto depende el ahorro obtenido durante su adquisición. Lo importante es resaltar que en ambos casos se obtiene un menor costo de adquisición de los materiales.

De lo anterior se puede deducir que las economías de escala pueden ser obtenidas no solamente por los costos y gastos fijos, sino también por los costos y gastos variables.

5.3 Costos y gastos mixtos o semivariables

Son aquellas erogaciones con un comportamiento fijo y un comportamiento variable, es decir, una combinación de las dos categorías anteriores. Un gran porcentaje de los recursos comprometidos en las empresas y en los proyectos son clasificados dentro de esta categoría.

6. De acuerdo con su importancia en la toma de las decisiones gerenciales

Esta clasificación se realiza única y exclusivamente cuando se evalúan dos alternativas futuras de decisión. Se encuentra conformada por los costos y gastos relevantes, y los costos y gastos irrelevantes. Los relevantes hacen referencia a aquellas cifras que están presentes en ambas alternativas por diferente concepto  o si están por el mismo concepto, por diferente magnitud. Los costos y gastos que difieren en cuanto al concepto o a la magnitud tienen relevancia en el momento de analizar diversos cursos de acción. Es una clasificación bastante importante, pues cuando se evalúan alternativas de inversión, se puede desperdiciar una cantidad considerable de recursos, buscando determinar montos a incurrir, cuando se trata de cifras desconocidas en los diversos cursos de acción posibles, los cuales no seria necesario tenerlos en cuenta en su evaluación. “La capacidad para identificar los costos y gastos relevantes e irrelevantes es una habilidad importante en la toma de decisiones” (Hansen y Mowen, 2009).

Las cifras relevantes son las que generan costos y gastos diferenciales entre alternativas. Los valores diferenciales se calculan a partir de restar las magnitudes del costo de un curso de acción de otro. Su importancia radica en que permiten analizar si en un momento determinado son significativos para tomar una decisión u optar por otra. Generalmente, a la alta y mediana dirección le interesa conocer estos valores diferenciales, con el fin de determinar las acciones a seguir.

Las cifras irrelevantes son las que están presentes en dos alternativas de decisión por el mismo concepto y la misma magnitud, al mismo tiempo.

Los costos y gastos diferenciales pueden ser decrementales o incrementales. Los primeros hacen referencia a la disminución en los valores ocasionados como consecuencia de un curso de acción con respecto a una situación inicial, y los incrementales a un aumento en sus valores.

7. De acuerdo con su capacidad de generar movimiento de efectivo

Los costos y gastos desembolsables implican una salida de efectivo; más adelante se convierten en costos históricos, y hacen referencia a hechos económicos ocurridos en el pasado, mientras que los costos y gastos no desembolsables no generan un movimiento de efectivo. En las partidas no desembolsables también se encuentran los costos de oportunidad,11-12 los cuales son calculados única y exclusivamente cuando se van a analizar diversas alternativas de decisión. Se refieren al valor sacrificado por tomar una alternativa y renunciar a otra.

Esta categoría es importante porque en ciertos momentos es posible olvidar la presencia de estas cifras, por lo que no generan movimiento de efectivo. Entre los gastos no desembolsables están las depreciaciones y las amortizaciones, las cuales perfectamente podrían cambiar los cursos de acción a seleccionar.

8. De acuerdo con su capacidad de desaparecer o no al ingresar o retirar un producto o un servicio del mercado

Un costo o gasto se considera evitable en la medida en que si se elimina el producto, el servicio o el objeto de costos, desaparece. Es una categoría muy importante cuando se trata de evaluar los puntos de cierre o de abandono de un producto, un servicio o un proyecto del mercado. Los costos y gastos inevitables hacen referencia a las erogaciones que siguen estando presentes aún cuando se elimina el producto, el servicio, o el objeto de costos motivo de análisis.

Es importante resaltar que cuando el objeto de costos desaparece, el rubro puede ser suprimido. Es una clasificación muy simple, pero puede ser muy poderosa en el momento de hacer los análisis respectivos.

9. De acuerdo con su necesidad para la operación básica de la empresa

Como afirman Barfield, Raiborn y Kinney (2005), aquellos costos y gas¬tos que se asocian con los activos necesarios para la operación básica o con la estructura de personal de una organización o proyecto se conocen con el nombre de costos o gastos comprometidos. La magnitud de los costos o gastos comprometidos depende de los niveles de actividad que la compañía quiere tener a largo plazo. Son cifras en las cuales es difícil lograr un adelgazamiento de la estructura de costos de la empresa o del proyecto, aún en épocas de bajos volúmenes de actividad. En cambio los costos y gastos discrecionales se relacionan con actividades de la compañía o del proyecto que en un momento determinado son efectuadas, pero que pueden ser catalogadas como opcionales. La importancia de los discrecionales radica en que en épocas de recesión económica, son las cifras que más fácilmente se pueden recortar con el fin de adelgazar la estructura de costos de la organización o el proyecto objeto de análisis.

10. De acuerdo con la calidad de los productos o servicios

Como lo mencionan Hansen y Mowen (2009), “la calidad recibe con frecuencia el nombre de grado o nivel de excelencia”. Desde el punto de vista del producto o del servicio, “un producto o servicio de calidad es aquel que satisface o supera las expectativas del cliente”. El lector puede observar que es un concepto similar al “valor de uso” empleado por los economistas en la teoría del valor. De igual manera, Gutiérrez (2006), en otro término menos formal afirma que “la calidad la define el cliente, es el juicio que este tiene sobre un producto o servicio y resulta por lo general en la aprobación o el rechazo del producto […] Así, la calidad es ante todo satisfacción del cliente […] Se dice que hay satisfacción si el cliente percibió del producto o servicio al menos lo que esperaba”.

De acuerdo con lo anterior, las actividades en las que se incurre con el ánimo de garantizar la calidad de los productos o servicios, reciben el nombre de costos de calidad, mientras que aquellas necesarias para corregir los problemas de calidad -porque no se cumple con las especificaciones o con las necesidades de los clientes- se conocen como costos de mala calidad.

Los costos de calidad se dividen en costos de prevención y costos de evaluación; los costos de mala calidad son costos de fallas internas y fallas externas.

Los costos de prevención están compuestos por aquellas erogaciones necesarias con el fin de garantizar la calidad de los productos o ser- vicios, antes de que se encuentren totalmente terminados. Se diferencian de los de evaluación, porque estos últimos tienen origen en las actividades efectuadas una vez han sido terminados (Render y Heizer, 2004).

Los costos de fallas internas están dados antes de que el producto o servicio haya sido entregado al cliente. Los de falla externa una vez han sido entregados. Estas clasificaciones se encuentran explicadas con mayor detalle en el Capítulo 10.

11. De acuerdo con su asociación con el valor del inventario

Dentro de esta categoría se encuentran los costos inventariables y los costos no inventariables.

Los costos del producto o costos inventariables están conforma¬dos por la materia prima directa, la mano de obra directa, los costos indirectos de fabricación y las maquilas necesarias para la transformación de los productos. Están relacionados con el valor de los inventarios de materias primas, productos en proceso y productos terminados; por tanto, hasta que sean vendidos, en el balance general forman parte de la sección de activos de la compañía.

De otro lado, los gastos del periodo, o gastos no inventariables, no están asociados con los valores de los inventarios, como los gastos de administración y ventas, y los gastos financieros. Están relacionados con el periodo en que se incurre en ellos, y por tanto se descargan del Estado de resultados.

12. De acuerdo con su relación con el medio ambiente

Similar a los costos de calidad, los costos ambientales “son aquellos en los que se incurre debido a que existe, o puede existir, una calidad ambiental deficiente. De tal modo, los costos ambientales están aso- ciados con la creación, la detección, el remedio y la prevención de la degradación ambiental” (Hansen y Mowen, 2009).

De la misma manera que los costos de calidad y no calidad, los cos¬tos ambientales se dividen en costos de prevención ambiental, costos de detección ambiental, costos de fallas internas y costos de fallas externas.

De acuerdo con Hansen y Mowen (2009), los costos de prevención ambiental son los costos de actividades llevadas a cabo para prevenir la producción de contaminantes o residuos que pudieran ocasionar danos al ambiente; los costos de detección ambiental son aquellos costos de las actividades que se han ejecutado para determinar si los productos, los procesos y otras actividades dentro de la empresa están en cumplimiento con los estándares ambientales apropiados; los de fallas ambientales internas son los costos de las actividades desempeñadas como resultado del hecho de que se hayan producido contaminantes y residuos pero no se hayan descargado al ambiente, y los de fallas ambientales externas después de descargar los contaminantes y los residuos hacia el ambiente.




1 Comentario

  1. Carlos 19 mayo, 2017

Agregar Comentario